En este 28 de mayo, en que se celebra el Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, el Consejo General de la Psicología ha elaborado el siguiente manifiesto para significar el derecho de todas las mujeres a disfrutar de una salud de calidad y gratuita, también en el ámbito de la salud mental.

Por eso, desde esta entidad que representa a más de 70.000 psicólogos y psicólogas colegiadas de todo el Estado, nos sumamos a la conmemoración de esta fecha y hacemos especial hincapié en la reivindicación de una apropiada atención a la salud mental de las mujeres. De hecho, atendiendo a los datos de la Encuesta Europea de Salud en España más reciente (2014) se constata una mayor prevalencia de cuadros depresivos activos entre las mujeres frente a los varones, que prácticamente lo duplican (4,54% en mujeres frente a 2,46% en hombres con cuadro depresivo mayor, y de 5,08% frente a 2,53% en otros cuadros depresivos).

En cuanto a la severidad de la sintomatología depresiva, apreciamos como se mantiene dicha brecha entre ambos géneros: en la más leve graduación encontramos una diferencia de 12,63% frente a 6,64%; en moderada de 3,95% frente a 2,07%; en moderadamente grave de 2,38% frente a 1,21%; y finalmente en aquella sintomatología más grave, la diferencia es de 1,40% frente a 0,71%. Es decir, que en el caso del género femenino, las depresiones con sintomatología moderadamente grave o más grave, duplican a las que padecen el género masculino.

Desde el Consejo General de la Psicología consideramos imprescindible la formación en perspectiva de género del colectivo profesional sanitario, ya que cuestiones como el rol
tradicional femenino, el bajo nivel de empoderamiento o el diseño de los recursos atendiendo a un estándar masculino de las necesidades, entre otras circunstancias, influyen
significativamente en la salud de la mujer. Así mismo, es imprescindible el fomento de una cultura preventiva en el ámbito de la salud que incorpore la dimensión de género como una estrategia para avanzar en la mejora de la salud de las mujeres, también de su salud mental, y combatir la desigualdad.

La formación en materia de violencia de género es también fundamental, ya que se estima que 3 de cada 4 mujeres con trastorno mental grave han sufrido violencia en el ámbito familiar o de pareja en algún momento de su vida. A través de este tipo de medidas, las mujeres podrán gozar de un mayor bienestar mental, físico y también social.


0
0
0
s2smodern
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar la navegación y para monitorizar los hábitos de navegación de los usuarios con la finalidad de mejora de la página. Si desea más información sobre nuestra Política de Cookies pulse en Más Información. Usted presta su consentimiento si continúa navegando o pulsando en ACEPTO.