Comunicado del Colegio Oficial de Psicólogos de la Región de Murcia en relación a que la Dirección General de Familia y Políticas Sociales  de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia excluye a los psicólogos de los programas de intervención y orientación socio-familiar

Los niños, niñas y adolescentes afectados en sus necesidades psicológicas básicas no podrán disponer de la atención de un psicólogo en los servicios sociales comunitarios. Su presencia garantiza el adecuado desarrollo integral del menor, así como la mejor atención a las familias en situaciones de gran vulnerabilidad social.

La Administración regional ha publicado recomendaciones para la contratación subvencionada de profesionales que ignoran las necesidades psicológicas de la población. Las ayudas están dirigidas a proporcionar servicios de atención profesional, entre otros, en el ámbito de la Protección a la Familia y Atención a la Pobreza en la Infancia, y fueron aprobadas por Acuerdo del Consejo de Ministros el 3 de agosto de 2018.

La Dirección General potencia aspectos específicos como el cuidado en las relaciones de apego, las necesidades evolutivas de los menores o las relaciones familiares, entre otros, para “familias con hijos menores cuyo desarrollo pueda estar afectado de forma grave y/o moderada en situaciones de desprotección infantil”. Igualmente, en las ayudas a la conciliación familiar recomienda el desarrollo de programas para “familias con hijos menores en las que se aprecian carencias afectivas, normativas y/o cognitivas”.

El Colegio Oficial de Psicólogos de la Región de Murcia no puede entender cómo la Administración pretende atender estas necesidades sin contar con
los psicólogos de la intervención social. Los ámbitos señalados son, por cualificación y competencia, propios de los psicólogos, aunque puedan existir otros profesionales que realicen sus aportaciones desde la interdisciplinariedad de los servicios sociales comunitarios.

La atención psicológica en servicios o proyectos de atención comunitaria es imprescindible para la población sometida a situaciones de estrés psicológico personal, relacional o socioeconómico y laboral, derivadas de las situaciones de pobreza o desprotección familiar y/o social.

La Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades debe garantizar una atención de calidad a la población altamente vulnerable y para ello debe
corregir esta flagrante discriminación profesional. Las comunidades autónomas de nuestro entorno respetan los estándares internacionales y garantizan que la población tenga acceso a unos servicios sociales comunitarios e interprofesionales de calidad. La Región de Murcia no puede ser menos.


0
0
0
s2smodern
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga una mejor experiencia de navegación como usuario. Si desea seguir navegando por ella pulse en ACEPTO para dar su consentimiento. Si desea más información sobre nuestra Política de Cookies pulse en Más Información.
Más información ACEPTO