Es deber de los colegiados ejercer la profesión de psicólogo éticamente, y en particular atendiéndose a las normas deontológicas establecidas en el Código Deontológico del Psicólogo promulgado por el Colegio Oficial de Psicólogos de la Región de Murcia. La infracción de las normas deontológicas contenidas en el mismo serán sancionables en función de su gravedad.